El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Quiénes somos / About us

El 28 de julio de 2009 en por | Sin comentarios

En la ciudad de Nueva York, el Instituto Cervantes trabaja en colaboración con otras instituciones en la organización de actividades culturales tales como conferencias, presentaciones de libros, conciertos, exposiciones de arte, o eventos como Spanish Cinema Now Festival en el Lincoln Center y el Festival de Flamenco.

Ubicado en ICNY, la Biblioteca Jorge Luis Borges ofrece acceso a una amplia selección de literatura en español, así como los vídeos de las películas más importantes realizadas en el idioma español. Además, la biblioteca cuenta con material auxiliar para la enseñanza de español como lengua extranjera.


La historia del edificio Amster Yard

En 1620 esta parte de Nueva York era tierra de labranza. En 1773, el edificio actual fue estación, peaje y cochera de los Carruajes de Boston. En 1870, se convirtió en una carpintería y más tarde se construyeron viviendas.

En 1944 se hizo popular como Amster Yard al ser  remodelado por el decorador-diseñador James Amster  quien puso el acento en un jardín aislado y protegido del sol por diversos árboles.  Pronto se convirtió en un lugar ideal para la vida social y cultural, donde se reunían personajes conocidos en el mundo artístico y  mundano. Entre ellos algunos vecinos como la  pareja  formada por el director de cine  Garson Kanin y la actriz Ruth Gordon, amigos  de Katharine Hepburn, toda una institución durante más de 50 años entre la vecindad, y  Spencer Tracy  o  el actor Tyrone Power, a quien los Kanin-Gordon arrendaron su casa situada a pocos metros de Amster Yard. De día un lugar tranquilo, un oasis. De noche puede transformarse en un punto de encuentro y acoger magníficas veladas. 

Jardín ‘Amster Yard’

James Amster creó un mundo dentro de su mundo combinando mágicamente edificios pintorescos y un jardín cubierto de hiedra. Todo eso en el corazón de una ciudad famosa por sus altas construcciones de acero y hormigón. El señor Amster instaló su hogar en estos espacios y trabajó aquí en su taller de diseño. Promovió en ellos un ambiente creativo para alquilar estudios y apartamentos a diseñadores, decoradores y arquitectos, tales como el decorador Billy Baldwin, el escultor Isamu Noguchi o el diseñador de moda Norman Norell. En 1986 falleció el señor Amster y el  jardín, con el devenir de los años, llegó a presentar un lamentable estado.

El Instituto Cervantes, institución cultural  dedicada a la enseñanza de la lengua española y a la difusión de la cultura española e hispanoamericana en el mundo, tuvo necesidad de una nueva sede para consolidar su expansión en  Nueva York. Fascinado por la historia y el encanto de este lugar, el Instituto  adquirió el complejo arquitectónico y planificó la restauración de los edificios para que éstos recuperasen su original esplendor. Carlos Jurado, de Arquitectos Ad hoc MSL, fue el vencedor del concurso que se celebró en España entre los arquitectos más renombrados del país. Jurado realizó la transformación y recuperación actual, combinando, con sinergia, la historia de los años 40 y el más exquisito diseño moderno.

La restauración se realizó respetando las ordenanzas y en estricto acuerdo con las directrices de la Comisión  Oficial  Municipal. A finales del año 2003 el Instituto Cervantes reinició su actividad en este nuevo emplazamiento.

La Biblioteca vista desde el jardín

Hoy  ‘Amster Yard’ con sus edificios de rasgos arquitectónicos precisos meticulosamente restaurados, refleja la belleza sutil de un tiempo ya pasado. El viejo taller de James Amster se ha convertido en la actualidad en una prestigiosa Galería de Arte para artistas españoles y latinoamericanos.  El jardín respira vida otra vez en el patio y la superficie alberga un auditorio. Sus muros acogen ahora nuestra extensa Biblioteca Jorge Luis Borges así como varias oficinas y despachos, salas de reunión y aulas de estudio.

La Biblioteca Jorge Luis Borges, de libre acceso, alberga una colección de obras en español y en las otras tres lenguas co-oficiales del estado español, de más de 85.000 volúmenes en todo tipo de soporte: libros, revistas y materiales audiovisuales y multimedia. El catálogo está automatizado y puede consultarse en línea.

En la actualidad el Instituto Cervantes en ‘Amster Yard’ es testimonio de una contribución cultural del gobierno español a la ciudad de Nueva York y al mundo. El ‘Amster Yard’ como nueva sede del Instituto Cervantes ha recobrado su función de centro cultural, de enseñanza y de vida social en Manhattan.

El Instituto Cervantes en ‘Amster Yard’ es una marca para el estudio y una señal de cultura.


In New York, Instituto Cervantes started operating as a cultural non-profit in 1994. Since then it has been a vibrant center of culture, learning and social life in Manhattan, offering Spanish courses for all levels and an ambitious cultural program that provides the latest cultural manifestations of the Spanish-speaking world.

Instituto Cervantes New York (ICNY) works in collaboration with other institutions in organizing cultural activities such as lectures, book presentations, concerts, art exhibits, and events such as Spanish Cinema Now Festival at Lincoln Center and Festival Flamenco.

Located in ICNY, Jorge Luis Borges Library provides convenient access to a wide selection of literature in Spanish as well as videos of the most important films produced in the Spanish language. Also, the library has an ancillary material for the teaching of Spanish as a foreign language.


The history of the building Amster Yard:

In 1620, it was farmland. In 1773, it served as a tollbooth for the Boston Stage Coach. In 1870, it was a carpenter’s shop and later became a tenement house.

In 1944, it came to be known as Amster Yard. Lovingly remodeled by Designer-Decorator James Amster, and accented by a secluded tree-shaded garden, Amster Yard quickly became a hub for social life, and culture. During the day it was a quiet oasis. But at night could blossom into the grandest of parties.

James Amster created a world within a world for himself, magically combining picturesque buildings and an ivy-strewn garden; all in the heart of a city known for steel and concrete. Mr. Amster utilized Amster Yard as his home and design shop and fostered a creative environment by renting studios and apartments to designers, decorators and architects. Among the yard’s most famous tenants were decorator Billy Baldwin, sculptor Isamu Noguchi and fashion designer Norman Norell. In 1966 it was designated a landmark. Following Mr. Amster’s death in 1986, however, the yard became neglected and in the years to come slowly fell into disrepair.

As Amster Yard began showing its age, the Instituto Cervantes, founded in 1991, was growing in importance. As a premier cultural institution dedicated to the teaching of the Spanish language and advancement of Spanish and Hispanic American culture,… the Instituto Cervantes found itself in need of a new home with which to expand. Fascinated by the history and charm of Amster Yard, the Instituto Cervantes purchased the yard and set in motion plans to restore its original splendor. A contest was held in Spain, inviting the country’s most talented architects to address the challenges associated with the renovation and transformation of Amster Yard. The winning concept, created by Carlos Jurado, of Architects Ad Hoc MSL, was a synergy of 1940’s appeal and exquisite modern design. 

The restoration was carried out in strict accordance with the Landmark Commission’s guidelines. Today, Amster Yard’s buildings and architectural features stand meticulously restored, reflecting the subtle beauty of an era gone by,… while James Amster’s old workshop has been converted into an art gallery for Spanish and Latin American artists.

The newly landscaped garden once again breathes life into the yard… while an auditorium for learning has been carefully constructed beneath its surface.  The Jorge Luis Borges Library, offices, conference rooms, classrooms and kitchens have all been constructed with its walls,… delicately crafting the landmark to the specific needs of a cultural institution.

Today, Instituto Cervantes at Amster Yard stands as a cultural contribution of the Spanish government to the city of New York, and to the world. With the help of Instituto Cervantes Team, Amster Yard will once again serve as a center of culture, learning and social life inManhattan. As the new home of the Instituto Cervantes, Amster Yard, will once again serve as a center for culture, learning and social life in Manhattan.

Instituto Cervantes at Amster Yard: A hallmark of learning. A landmark of culture. 

 

Cómo llegar:

Metro: línea 6, estación de la calle 51, líneas E y M, en la estación de la calle 53.
Autobús: M50 (Third Avenue)


Directions: 

Subway: 6 train to 51st, E or M trains toLexington Ave
Bus: M50 (Third Avenue)

  • Twitter
  • Facebook
  • Correo electrónico
  • RSS

Instituto Cervantes de Nueva York

Instituto Cervantes de Nueva York

Dirección:
211 East 49th Street
Between 2nd and 3rd Avenue
New York , NY 10017

Contacto:
bibny@cervantes.org

http://nyork.cervantes.es

Categorías

© Instituto Cervantes 1997-2017. Reservados todos los derechos. bibny@cervantes.org